Última publicación

La cruz

Esto como se come. Esta cruz por motivos varios del destino, la tengo fotografiada desde todos los ángulos cuando he salido para fotografiar en larga exposición. Hay algo que hace que por este lugar pase en estos paseos en algún momento, bien al empezar, como estoy de camino hacia algún sitio o porque termino en este punto mi ruta. El lunes os comentaba que había visto pájaros en las fotos de este paseo que hice en larga exposición con exposiciones a quince segundos la que menos tiempo tenía. Pues bien, aquí dejo una prueba. La mancha negra que aparece arriba a la derecha es un pájaro, no es un rama de árbol ni cualquier otro artefacto de la zona ya que un servidor, estaba debajo del árbol que asoma sus ramas por arriba de la escena, y el siguiente árbol que había más abajo entraba en el encuadre por la parte baja de la muralla. Además de esta foto, tengo otra que hice con la espadaña de la iglesia de San Lorenzo donde aparece otro pájaro en la foto. Si tengo en cuenta que la foto está

¿Por donde empezar?


Cuando el gusano de la fotografía nos pellizca el estómago, es común que tengamos la cabeza llena de comentarios, consejos, advertencias, recomendaciones y miles de opiniones que hemos leído o escuchado por distintos sitios.

Para todo aquel que empieza en fotografía, me tomo la libertad de lanzar algunos consejos basados en mi experiencia, seguro que a más de un lector le vendrá bien encontrarse estas líneas.




La cámara

Saber que presupuesto manejamos para comprar nuestro equipo. En la mayoría de los casos nos compramos una cámara porque hemos visto una oferta de una cámara reflex a buen precio y nos hacemos con ella sin saber nada de fotografía y no es lo correcto.

Debemos tener en cuenta que la calidad de nuestras fotos la va a dar el tamaño de nuestro sensor y la óptica que monte nuestra cámara, los megapixeles influyen para que el archivo fotográfico que obtengamos tenga mayor o menor resolución pero la calidad de la foto la marcan estos dos protagonistas. Pero claro, a mayor sensor y mejor calidad, más dinero cuesta.

Si queremos una cámara todo terreno para hacer fotos a todo lo que se mueva, sin tener experiencia alguna como fotógrafo, yo miraría dentro de la gama Bridge que tiene cualquier marca como Canon, Nikon, Sony, Olympus, Fuji, etc. 

Dentro de este tipo de cámaras buscaría la que tuviera el sensor más grande, la mayoría no llega a la pulgada pero recientemente están apareciendo modelos con sensores que superan esta medida. Además montan lentes de gran zoom y nos van a permitir realizar fotografía angular como paisaje, o fotografía de tele objetivo dedicada a pájaros o aves, pasando por la fotografía de calle o retrato.

Fijaros en la descripción del objetivo, suelen venir unos números en el borde del cristal que os van a indicar la apertura máxima del objetivo. F3.5/5.6 o 1:4/5.6, buscar la apertura más luminosa que es a 2.8 y si puede ser en todo el zoom o rango focal mucho mejor. Estas numeraciones también aparecen en los objetivos de las cámaras reflex.

Aunque suene a pijada. Darle importancia a la pantalla abatible. El día que os bajéis al suelo y os sea imposible mirar por el visor o la pantalla fija de la cámara me lo agradeceréis. 

Si estas cámaras bridge no nos convencen o ya hemos hecho rodaje con una de ellas, o quiero dedicarme a realizar fotografía sobre una temática concreta, entonces si o si os recomiendo una cámara reflex o una cámara sin espejo. Es el paso previo a tener una cámara profesional de sensor full frame entre las manos.

Recomiendo cuando se compre una cámara reflex que se adquiera solo el cuerpo, salvo que un kit traiga alguna lente luminosa que en raras ocasiones aparece. Por regla general y sobre todo las reflex de iniciación, vienen con objetivos básicos que para practicar vienen muy bien, pero cuando llevemos unos meses con ellas buscaremos algo mejor y entonces querrás un tipo de lente fija o un zoom luminoso o estabilizado. Mejor comprarlo desde primera hora aunque nos cueste un poco más de dinero.

Ya tengo mi cámara

Ya has hecho la parte más compleja de todas, deshojar la margarita y dar con la cámara que cumple tus necesidades. Teniendo en cuenta la cantidad de marcas y tipos no es nada fácil, las prisas en este sentido no son buenas.

Con la cámara en la mano toca familiarizarse con ella. Lo primero es coger el manual de instrucciones para memorizarlo desde la primera página hasta la última. Conocer lo que nos puede aportar nuestra cámara es esencial, debemos saber que nos ofrece, que podemos hacer en semiautomático o manual.

Aprendido el manual queda hacernos con los mandos, probar distintas configuraciones de disparo para conocer las limitaciones que nos vamos a encontrar a nivel de ruido, ráfaga, o saber las opciones creativas que tenga en el menú. El fin de este proceso es dominar el modo manual y tener nosotros todo el control sobre la fotografía que queremos hacer. No quiero decir que no se utilicen los otros modos de la cámara, pero la satisfacción y el resultado de las fotos que hagamos en manual no será igual si dejamos que la máquina piense por nosotros.




Después del rodaje

Llevas un tiempo con tu cámara, la has probado, conoces sus puntos fuertes y flacos, te has peleado con el ruido, has hecho fotografía de todo tipo, tamaño y buscas las fotos que te van apareciendo por la cabeza.

Es el momento de aprender algunas nociones sobre composición. La composición es muy compleja y entran muchos factores en juego. Muchos hemos comenzado aprendiendo a través de revistas que te aportan ideas y tocan de puntillas ciertos temas, pero no te van a enseñar a base de reglas como conseguir que tus fotos tengan lógica, sean impactantes o que técnicamente estén bien realizadas.

Mi consejo sobre este tema es que te guies por personas que han estudiado sobre el tema. Donde más vas a aprender es viendo trabajos de otros autores reconocidos, por autores no me refiero a fotógrafos emergentes sino a iconos consagrados que su trabajo fotográfico ha sido reconocido a nivel nacional o mundial. Con google vas a tener un gran aliado sobre este tema para conocer la fotografía de otros autores en distintas disciplinas o temáticas.

Si con los autores fotográficos no has tenido suficiente pasa por la pintura y te digo lo mismo. Mira en los grandes pintores, mira sus cuadros, como juegan con la luz, el color y la posición de los elementos que te llaman la atención.

En fotografía José Benito Ruiz y Fran Nieto tienen libros sobre composición que son fantásticos y seguro te viene de perlas para leer y tener a mano en casa. Hace unos años José Benito hizo un curso de fotografía llamado "Un año de fotografía" que está disponible en una aplicación de Google Play y en Youtube. El canal donde se alojaba este curso ha desaparecido, pero algunos usuarios han hecho bien en conservarlo y ponerlo al servicio de los aficionados a este arte. Busca este curso y guardalo como oro en paño. Ya me lo agradecerás también.

Conclusiones

  • Toma el tiempo que necesites para elegir el equipo fotográfico que te puedes permitir y necesitas.
  • Aprende el manual de tu cámara para saber su manejo.
  • Haz las pruebas que necesites para conocer los puntos fuertes y débiles de tu cámara.
  • Aprende composición para dar sentido a la luz y el color que aparezca en tus fotografías.
  • Disfruta haciendo y creando fotografías, eso es lo más importante.
  • Ten paciencia, esto no se aprende de la noche a la mañana y según el tiempo que le otorgues a la fotografía, avanzarás de una etapa a otra.

Todos estos pasos desembocan en la creación de un flujo de trabajo para tener tu archivo fotográfico organizado, además, de tener las herramientas de revelado idóneas y bien configuradas para sacar el mejor partido a tus fotografías. Como es un tema bastante amplio y complejo, lo dejo para publicarlo en otra entrada un poquito más adelante.

Comentarios