Última publicación

La cruz

Esto como se come. Esta cruz por motivos varios del destino, la tengo fotografiada desde todos los ángulos cuando he salido para fotografiar en larga exposición. Hay algo que hace que por este lugar pase en estos paseos en algún momento, bien al empezar, como estoy de camino hacia algún sitio o porque termino en este punto mi ruta. El lunes os comentaba que había visto pájaros en las fotos de este paseo que hice en larga exposición con exposiciones a quince segundos la que menos tiempo tenía. Pues bien, aquí dejo una prueba. La mancha negra que aparece arriba a la derecha es un pájaro, no es un rama de árbol ni cualquier otro artefacto de la zona ya que un servidor, estaba debajo del árbol que asoma sus ramas por arriba de la escena, y el siguiente árbol que había más abajo entraba en el encuadre por la parte baja de la muralla. Además de esta foto, tengo otra que hice con la espadaña de la iglesia de San Lorenzo donde aparece otro pájaro en la foto. Si tengo en cuenta que la foto está

Sabineando


® Antonio José Muro Sánchez. 2018



En las primeras semanas de marzo el invierno va mostrando sus últimos coletazos. No quiere decir que el frío y la lluvia nos abandonen, pero las temperaturas que vienen de camino son más agradables. Además, la vida en las calles es más amena, los días más largos y el buen tiempo mejor disfrutarlo en la calle antes que sentado en un sillón.

Una mañana de domingo las calles estaban mojadas, el cielo no estaba vistoso pero ya tenía un motivo para coger la cámara y buscar cosillas por las calles de Úbeda. Después de un buen desayuno en Alejo me dirigí hacia la calle nueva para bajar al casco antiguo. En la calle mesones me llamó la atención el graffiti que Belin hizo a Joaquín Sabina, busqué un reflejo en un escaparate y estuve esperando un rato para que alguien me completara la escena. 

El caso es que después de estar allí quince minutos como un pasmao y no pasar ni un alma, decidí utilizar el escaparate y realizar una fotografía panorámica de tres fotos verticales. Me llevé la foto y continué camino hacia el casco antiguo.

A la vuelta me pasé otra vez por el mismo lugar, pero la luz y la gente que transitaba no me ofrecían la foto que buscaba, me quedé con las ganas de hacer esta foto que dejo hoy aquí con alguien pasando con un paraguas abierto por la calle. Otro lluvioso día será.

La foto la hice a mano. Sin trípode, sin tener en cuenta el punto nodal, ni los grados de giro de cada foto... En muchas ocasiones los tecnicismos pesan más que una losa, según que situación hay que ser práctico y tirar de oficio. Me limité a solapar dentro de cada foto una parte de la anterior, en los extremos otorgué margen suficiente para corregir las lineas en el revelado. Cuando vi las fotografías en la pantalla de la cámara parecía que me llevaba todo lo que quería. Al revelar la foto y preparar la panorámica confirmé que lo había hecho correctamente.

Comentarios