Última publicación

La cruz

Esto como se come. Esta cruz por motivos varios del destino, la tengo fotografiada desde todos los ángulos cuando he salido para fotografiar en larga exposición. Hay algo que hace que por este lugar pase en estos paseos en algún momento, bien al empezar, como estoy de camino hacia algún sitio o porque termino en este punto mi ruta. El lunes os comentaba que había visto pájaros en las fotos de este paseo que hice en larga exposición con exposiciones a quince segundos la que menos tiempo tenía. Pues bien, aquí dejo una prueba. La mancha negra que aparece arriba a la derecha es un pájaro, no es un rama de árbol ni cualquier otro artefacto de la zona ya que un servidor, estaba debajo del árbol que asoma sus ramas por arriba de la escena, y el siguiente árbol que había más abajo entraba en el encuadre por la parte baja de la muralla. Además de esta foto, tengo otra que hice con la espadaña de la iglesia de San Lorenzo donde aparece otro pájaro en la foto. Si tengo en cuenta que la foto está

La vida sigue


"El tiempo es la cosa más valiosa que una persona puede gastar".


Si este reloj hablase nos daría una lección de historia sobre Úbeda. Formaba parte de la muralla de la ciudad  siendo defensa de la desaparecida Puerta de Toledo, hasta que en el siglo XVI se construyó el templete y pasó a marcar la hora a los ubetenses.

Dos días han pasado desde entonces y ahí sigue. Hace poco tiempo esta torre fue rehabilitada para su visita, aún no he encontrado el momento de subir por las escaleras y asomarme a sus vistas. Y eso que paso por su puerta casi todos los días de la semana y tengo varias fotos pensadas desde arriba.

El tiempo puede ser nuestro aliado o nuestra cruz. El tiempo vuela y con frecuencia dejamos cosas en el tintero para hacer más adelante y con dificultad llegamos a realizar. En muchos casos este tema puede que marque nuestro quehacer fotográfico.

Igual que la visita a esta torre, tengo en asignaturas pendientes muchas ideas que por uno y otro motivo han quedado para más tarde. ¿Merece la pena programar nuestras fotos?, puede que si. Pero volvemos a ser esclavos del tiempo. Podemos programar lo que queramos, bien porque tengamos una foto en mente que solo se puede conseguir en una época concreta del año, o porque queramos hacer algo específico con ciertas condiciones. Pero si creamos expectativas, puede ser que llegado el momento estas no se cumplan.

Podemos programar una foto, llegado el momento, puede que las condiciones que nos rodean chafen la idea que imaginamos en nuestra cabeza. Puedo decir que es una espiral. La foto no es solo pulsar un botón. Hay más cosas detrás y tienen que ver con el clima, el momento, el entorno que nos rodea, la hora, nuestra percepción del lugar y un sin fin de diferentes circunstancias influyen sobre lo que vamos a fotografiar.

En anteriores entradas he comentado que bajo con frecuencia a fotografiar por la zona de la redonda de miradores de Úbeda. De las muchas fotos que tengo hechas en este lugar, no hay dos que se repitan. Y estoy hablando de una zona concreta y no muy extensa, pero extremadamente cambiante por el clima, la hora del día, las personas que pasen por el lugar, los colores de cada época y otros factores que alteran la fisonomía del lugar. Si esto lo llevamos a temáticas donde el entorno está en continua evolución, provocará de una manera u otra que cada foto que tomemos sea distinta o única.

Hasta no hace mucho, visitaba ubicaciones y programaba salidas fotográficas dependiente de la estación del año. Consultando partes meteorológicos, pateando la zona para que todo fuese sobre ruedas con aplicaciones de ubicación y por regla general la mayoría se fueron al traste. A día de hoy salgo a fotografiar sin muchas expectativas, solo llevo una idea en la cabeza y eso es lo que intento llevarme a casa en la tarjeta. Por lo menos me ahorro un berrinche.

Ahora lo primero que hago antes de salir a fotografiar es mirar por la ventana y dependiendo del día que haga, busco en mi cabeza una foto pendiente de hacer y la pongo en marcha. Por regla general me funciona y vuelvo a casa con cosas interesantes, de camino me relajo y distraigo. Priorizo un momento a una planificación minuciosamente estudiada.

A día de hoy funciono así. Lo mismo de aquí a unos meses cambio el chip y soy carne de proyecto, pero no lo contemplo de momento. De la forma que hago fotografía ahora, disfruto, aprendo y comparto. No puedo quejarme.




2012 (R) ajms




Sobre esta foto decir que está hecha con una distancia focal de 47mm. de una lente zoom de 18-55mm. montada en una Canon 1100D con el equipo sin estabilizar en trípode. La luz que recibe la escena es la propia de la luz del día. 

La fotografía está hecha en modo manual con medición matricial, una apertura F9.0, velocidad de obturación de 1/500 con una ISO100 para completar el triángulo de exposición. Dicha exposición está sobre expuesta n paso según el exposímetro de la cámara. 

El revelado de la imagen está realizado íntegramente en Lightroom trabajando la corrección de lente, reencuadre, ajustes básicos, luminancia de colores, zonas con pincel de ajuste, filtro radial y degradado, más enfoque.




Comentarios

  1. Yo tampoco me las pienso mucho, pero tengo que reconocer que cuando te lo trabajas se suelen obtener muy buenos resultados aunque se pierda la frescura. Recuerdo haber leído sobre fotógrafos de National Geografic, en la época analógica, que se pasaban un año en un lugar para hacer un reportaje de 20 fotos como mucho y contar que iban todos los días a un amanecer hasta que fuera impresionante, bueno lo complicado sería elegir "la buena"...
    La clave está en disfrutar, como bien dices.
    Buena toma Antonio
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el ejemplo que has puesto Fernando, yo creo que abandonaba la fotografía. jeje...

      Yo me llevo en la tarjeta lo que hay en ese momento, luego ya vemos que hacemos con él.

      Gracias por pasar.

      Eliminar
  2. Estamos en manos del tiempo, recuerdo a Antonio López, que pintaba siempre a la misma hora y en la misma época, por la luz, claro, luego tardaba años en terminar una obra. El tiempo, sin embargo hacer que todo cambie, nos guste o no.

    Me subscribo a tu blog.

    Enhorabuena.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que me sigas Enrique. Es una magnífica noticia.

      El tiempo, en definitiva es quien manda.


      Saludos.

      Eliminar
  3. Muy interesante lo que dices, es verdad que un mismo sitio fotografiado a distintas horas es completamente distinto, la luz es muy importante. Un abrazo y que pases un buen fin de semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muy agradecido por tu visita y comentario Ana.

      La luz es el secreto de todo.

      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por comentar esta entrada, en breve aparecerá publicada.

Saludos.