Última publicación

La cruz

Esto como se come. Esta cruz por motivos varios del destino, la tengo fotografiada desde todos los ángulos cuando he salido para fotografiar en larga exposición. Hay algo que hace que por este lugar pase en estos paseos en algún momento, bien al empezar, como estoy de camino hacia algún sitio o porque termino en este punto mi ruta. El lunes os comentaba que había visto pájaros en las fotos de este paseo que hice en larga exposición con exposiciones a quince segundos la que menos tiempo tenía. Pues bien, aquí dejo una prueba. La mancha negra que aparece arriba a la derecha es un pájaro, no es un rama de árbol ni cualquier otro artefacto de la zona ya que un servidor, estaba debajo del árbol que asoma sus ramas por arriba de la escena, y el siguiente árbol que había más abajo entraba en el encuadre por la parte baja de la muralla. Además de esta foto, tengo otra que hice con la espadaña de la iglesia de San Lorenzo donde aparece otro pájaro en la foto. Si tengo en cuenta que la foto está

Colores de una tarde


Trabajar en una oficina y ver los atardeceres a través de la ventana, es deporte de riesgo si tu afición es la fotografía y no tienes una cámara a mano. Muchas han sido las puesta de sol fotografiadas con el teléfono móvil pensado lo bien que resultaría una foto con ese atardecer en tal sitio.

Hasta que todo llega. Una tarde me presenté en el trabajo con el teleobjetivo en la mochila para dar caza a una puesta de sol en una prometedora tarde de nubes. Los días previos habían arrojado unos colores magníficos, fuera de lo habitual, los rojos se imponían de una manera bestial al esconderse el sol.

A través de la ventana tengo buena visibilidad de las antenas que dominan el cerro de la atalaya, no tengo en primer plano nada importante que me diga que lo deba incluir. El teleobjetivo es la única lente que me va a permitir sacar estas antenas salvando los tejados de las naves industriales, y quitando del encuadre alguna puñetera farola que tampoco pinta nada en la foto.

Conforme el sol iba desapareciendo, el color del cielo fue cambiado de manera extraordinaria. Comenzaron a salir rojos, magentas, amarillos y naranjas. fue un espectáculo. Solo lamentaba no encontrarme en otra ubicación donde tuviese más libertad y con otro tipo de encuadre. Hubiera disfrutado de lo lindo.

El resultado de esta puesta de sol es la foto que dejo hoy por aquí, esto fue en dos mil dieciocho y desde entonces no he vuelvo a ver el cielo de esta manera. Al final, fui un afortunado por poder inmortalizar un atardecer con esta paleta de colores en el cielo.




2018
 



Comentarios

  1. Verdaderamente la fuerza y belleza de esos colores no se ve cualquier día. Una foto preciosa.
    Un abrazo, Antonio.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por suerte en el trabajo tengo unas vista privilegiadas y han sido muchos los atardeceres de rabia contenida porque el cielo era una maravilla.

      Hasta que llegó un día que iba preparado y todo cuadró a la perfección.

      Gracias por pasar, cuídate.

      Eliminar
  2. Precioso atardecer. Un colorido excelente y luminoso completado con el contraste de las torres de comunicaciones.
    Un abrazo y cuidate.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Antonio, fue un momento extraordinario.

      Cuídate, saludos.

      Eliminar
  3. Menudo atardecer, valla colores, muy bien captados, gran fotografía!!

    ResponderEliminar
  4. Un momento único, como bien dices. Resulta una mezcla curiosa los colores del cielo, con esos artilugios inventados por el hombre.

    Enhorabuena por la foto.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Enrique, parece una escena de ciencia ficción.

      Saludos.

      Eliminar

Publicar un comentario

Gracias por comentar esta entrada, en breve aparecerá publicada.

Saludos.